banner

El enfoque de la inteligencia energética consiste en detener la fuga de calor en casa y luego generar la energía necesaria con sistemas eficientes. Todos los elementos exteriores de una casa, la planta baja, paredes y techo, pierden calor.


eficiencia

La mejora del aislamiento térmico del edificio con poliuretano puede suponer ahorros entre el 30% y el 50% de nuestra factura energética.

AISLAMIENTO DEL TECHO: El calor tiende a subir, y el 30% se escapa por el tejado y la buhardilla.

AISLAMIENTO DE PAREDES: Un 25% del calor se pierde a través de las paredes. Las cavidades de los muros pueden ser fácilmente rellenados con aislante y los muros sólidos se pueden vestir interna o externamente.

AISLAMIENTO DEL SUELO: Un 7% de la pérdida de calor proviene de la superficie de la casa que está en contacto con el suelo. Éstos se pueden aislar en el espacio entre las vigas y el suelo sólido de encima de la losa.

Además del ahorro en climatización, un buen aislamiento térmico con poliuretano evita las condensaciones y, por tanto, la aparición de moho y humedad en el interior.

 
 

eficiencia3

La gran eficiencia térmica del poliuretano (mayores aislamientos con menores espesores) junto a su duración convierten a dicho material en una de las mejores opciones en términos de mejora de la eficiencia energética de un edificio.

Según el informe de CEPS (Centro de Estudios de Políticas Europeas), reducir las pérdidas energéticas y aumentar los niveles de aislamiento con un aislante como el poliuretano (mejor relación coste-beneficio)  es la forma más barata de ahorrar energía.

Gracias al ahorro económico que obtenemos con la mejora en eficiencia energética al aislar con poliuretano, la inversión se recupera en un periodo de entre 2 y 4 años.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES